miércoles, 12 de agosto de 2009

Volvámonos niños


Siempre me ha llamado la atención el pasaje bíblico de Mateo 18:3 “Entonces dijo: —Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos”.
Me llama poderosamente la atención observar que el Señor Jesús dice claramente que el que no se vuelva como un niño NO entrará al cielo. Es decir, que una señal inequívoca de que Jesús ha entrado en nuestro corazón es que no transforma en niños. Y pensar que de niños queremos ser adultos y ahora Jesús nos pide retroceder, entonces YO QUIERO SER UN NIÑO…
Me parece que cuando somos niños (por lo menos en mi caso) el anhelo más grande que se tiene es querer crecer, ser un adulto, madurar… ¿madurar? En la medida que estamos en ese proceso de crecimiento recuerdo mucho a mis hermanas (siete, para ser más específico) gritándome ¡Madura muchacho! Mis dos hermanos varones tal vez lo pensaban también pero no me lo decían, jajaja…
¿Y qué es madurar? Creo que es aprender a ser independiente. Ser independiente es precisamente aprender a cuidar de uno mismo. Si hay algo vital que diferencia a un niño de un adulto, no es la inocencia o la ingenuidad o la seriedad de uno o del otro.
La diferencia es que un niño no puede comer, vestirse, andar y sobrevivir, sin tener que depender de sus padres. Un niño es dependiente. Esa es la diferencia entre el adulto y el niño.
El adulto puede comer, vestirse, andar y posiblemente sobrevivir hasta cierto grado, sin depender de sus Padres o de alguien más. Una de las virtudes de “crecer y madurar” es que, eventualmente, la persona obtiene la madurez suficiente para poder valerse por sí misma en la vida y volverse independiente, al punto que logra sobrevivir en este mundo difícil sin tener que depender de nadie. Al menos en cierto grado. Eso es el andar común de la vida, y así es diseñado por Dios.
El problema surge cuando los llamados adultos nos acomodamos a este concepto de INDEPENDENCIA y tratamos de hacer todo en la vida, olvidando que Dios nos ve como sus hijos, sus amados niños. Necesitamos ser alimentados, vestidos, guiados, corregidos y enseñados. Pero, pareciera que somos demasiado autosuficientes para tal tarea. Desgraciadamente esto nos aleja de tener una relación con Dios.
La independencia tiene un vínculo muy cercano con algo que se llama orgullo, el cual choca irremediablemente en nuestro caminar con Dios. Dios da gracia al humilde pero resiste al soberbio. (1ª. Pedro 5:5) ¡Dejad que los niños vengan a mí! (Mateo 19:14).
A Dios le agrada aquel que reconoce que, delante de Él, solamente puede comportarse como niño, dependiente, confiado, necesitado y consciente de que Él es su verdadera fuente de provisión y crecimiento. El que se humilla como un niño es el que ha de heredar uno de los más importantes valores que existen en nuestro caminar: La dependencia en Dios, hermana gemela de otro valor muy importante llamado fe.
Cada vez que estoy en situaciones que parecieran no tener solución, solamente recuerdo que para Él soy como un niño; que mi trabajo es hacer lo posible, y el Suyo es hacer lo imposible. Debo recordar cada día, cada instante que tengo que depender de Él en todo. Debemos ser como ese niño que cada noche corre a su cama (o lo llevan obligado, según sea el caso) a dormir y descansa porque sabe que su papá está cerca. Muy cerca cuidándolo, velando su sueño y pendiente de cualquier cosa que ese niño requiera de él. Así nuestro Padre celestial vela y cuida de nosotros, Él cumple su trabajo de cuidarnos pero muchas veces nosotros no cumplimos el nuestro de confiar en Él y descansar.
Dios quiere que tu también vengas y reposes de la misma manera en Él, porque sin importar lo que el futuro pueda traer, tú sabes que tu Padre celestial cuida de ti, y todas Sus promesas son verdad y se harán realidad para tu vida, por lo cual puedes dormir tranquilamente en la noche bajo la sombra de Sus alas como el niño que eres para Él.

Oración: Gracias Señor porque sé que soy tu niño… sé que cumples tu parte de cuidarme, guiarme, regañarme, y atender mis necesidades… no permitas que me olvide de todo eso jamás y que pueda vivir siempre confiado de que Tú estás cerca de mí. Amén.

Experimentando a Dios en mi vida: A Dios le agrada aquel que reconoce que, delante de Él solamente puede comportarse como niño: dependiente, confiado, necesitado y consciente de que Él es su verdadera fuente de provisión y crecimiento. GRACIAS POR ESTAR CERCA DE MI SIEMPRE… TE AMO!!!

11 comentarios:

Josemária Carvalho dijo...

Muito forte!
Que Deus continue a te dar inspiração.

Nay dijo...

Me encanta lo que escribiste, q Dios te bendiga y te de siempre la sencillez y dependencia de un niño...
A pesar de que los días pasan y voy creciendo, no puedo dejar de sentirme chiquitita y ponerme toñeca delante de mi Papá Celestial...
Que bueno es poder depender totalmente de Él, sabiendo que Él tiene el control de todo...

Señor, tómame entre tus brazos y llévame a donde quieras que vayamos!!... TE AMO MUCHO!!!!!!!!

Zoila Cevallos dijo...

Gracias Carlos por esta hermosa reflexión que me hace recordar que, sin Cristo no tengo nada y, que cada día debo depender de Él, como un niño depende de sus padres.
Gracias por tus comentarios a mi blog. Yo también me he sentido edificada el día de hoy con tú blog.

Sigue adelante y Dios te bendiga mucho!
Saludos,
Zoila

Carlos Romero dijo...

Gracias Josemária, Nay y Zoila... Dios las bendiga y gracias por sus comentarios y visitas.

Paula Andrea dijo...

Bendecido hermano en la fe.. quiero informarle que el blog www.extiendetusmanos.blogspot.com ahora es peliculascristianasparati.blogspot.com..
eso por problemas con la antigua plantilla... se conserva el mismo material.. gracias y le espero por alla

Adriana Rangel dijo...

Ola Carlos! Que lindo o teu blog..parabens!
Se tu uma bencao!

sacri dijo...

Hola carlos, pues ya estoy de vuelta de unos dias de descanso, he tenido el blog un poco abandonado pero todo en una medida justa es necesario.
Muy bueno lo que has escrito, es verdad que Dios quiere que nos convirtamos en niños, la verdad que me costo entenderlo, pero el señor da la sabiduria para ir madurando y encontrar fuerzas en su palabra, y siempre siendo como niños, sencillos de corazón...
Que Dios te siga bendiciendo hermano y que sigas escribiendo cosas tan útiles y importantes para nuestra vida, Bendiciones y saludos.

Josemária Carvalho dijo...

Olá !Carlos ,vim agradecer a visita ao meu blog.

Olha estou aguardando novos textos seus.

Fica com Deus.

Patricia Fiorella dijo...

quiero ser niña, muy buena reflexion de edificacion

NORA dijo...

Hola Karlos! Gracias por visitarme, es muy bello este blog! Esta lleno de fe y esperanza! Es bueno tenerlo en cuenta y voy a seguir tus post! besos.

Nesia Pires dijo...

Olá hermano
Gracias por seguir my blog,no hablo muy bien ....
dios lo bendiga