miércoles, 29 de julio de 2009

¡¡¡Libre!!!


La Biblia nos enseña que Dios nos ha hecho libres. Hay un cántico viejo que dice: Libre, tú me hiciste libre, libre del pecado y de las cadenas que ataban mi vida y mi corazón. Pero, por qué hay tanta gente viviendo como si estuviesen atados aún… somos como el elefante que está habituado a estar atado porque desde pequeño estuvo atado, que después de crecer y tener fuerza suficiente para romper su atadura sigue creyendo que no puede romper esa pequeña cuerda que lo ata de su pata.
Hay un pasaje bíblico que dice: “Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad” (2 Corintios 3:17) En ocasiones me detengo a observar a las personas y muchas veces su lenguaje corporal (sus movimientos al andar, hablar o hacer cualquier cosa) indica que se mueven como si tuvieran un gran peso encima, y recuerdo la ilustración del elefante atado. Y en realidad hay razones para sentirse de esa manera porque, pienso yo, que lo más triste es estar libres pero seguir viviendo en una celda atado de una cadena invisible… Así viven muchos cristianos, o mejor dicho vivimos, pero es porque nos empeñamos es estar atados al dolor, a la tristeza, al desánimo, a una vida sin color, ni sabor, ni mucho menos alegrías.
De verdad que debería darnos vergüenza con el Señor, Él ha hecho todo lo posible y lo imposible para hacernos libres pero nosotros escogemos la esclavitud. Hasta hace poco me sentí de esa manera, nada me animaba y vivía pensando más en mis problemas que no me daba cuenta que estaba llevando una pesada carga sobre mis hombros y corazón que no me correspondía llevar.
Me la pasaba quejándome, casi diciendo “pobre de mí” pero leyendo la Escritura, Dios me habló en este corto pasaje de 2 Corintios 3:17, y también Dios me habló a través de alguien que conozco y que a pesar de los muchos problemas y verdaderas dificultades que enfrenta en su vida la vi cantando con un gozo y una paz que no había visto antes. Pensé, si esta persona tiene esta actitud entonces es porque se siente verdaderamente libre.
Esta persona hizo suya las palabras del Señor que dice en Juan 8:36 “Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres”. Y esas dos cosas me hicieron pensar en que ya Dios nos hizo libres, pero ser verdaderamente libres es una decisión personal y fue entonces que me dije a mi mismo: “Decido ser libre de cualquier cosa que me desanime y me haga sentir mal” y desde ese mismo momento siento una paz indescriptible… ese alivio que se siente cuando nos quitan un gran peso de encima.
Pienso en Jesús con sus brazos abiertos diciéndome a cada instante: “No lleves esa carga hijo amado, tú no puedes con ella, déjame a mí llevarla por ti” y ahora cada cosa que se convierte en una carga para mí, solamente la deposito en los brazos del Señor y así mi corazón es libre para ocuparme de las cosas que Dios quiere que haga y que muchas veces no hacemos simplemente porque estamos demasiados ocupados en nosotros mismos y en nuestra esclavitud.
Dios nos ha hecho libres de nuestra pasada manera de vivir, de nuestros pecados, de la muerte. ¡¡¡Vivamos como gente realmente liberada por el poder de Dios… seamos libres!!!

Oración: Señor, gracias por abrirme los ojos y hacerme entender que soy libre. Porque siendo libre vivía esclavo de mi dolor y angustias, pero ahora que me has hecho entender que debo apropiarme de la libertad que ya poseo, permíteme serte útil en todo lo que me pidas. Amén.


Experimentando a Dios en mi vida: Dios lleva nuestras cargas para que podamos actuar en su obra, para que realmente gocemos de la vida abundante que Él nos ha otorgado. Estoy agradecido de que Él me hablé a través de su Palabra escrita y a través de otras personas y éstas no saben que son instrumentos de Dios. GRACIAS POR ESTAR TAN PENDIENTE DE MÍ… TE AMO CADA DÍA MÁS!!!

11 comentarios:

victoria dijo...

Dios nos ha echo libre en Dios,si te haces cargasy dices que infeliz soy solo tienes que mirar hacia atrás ,los niños que mueren de hambre a diario,las guerras,las actrocidades al ser humano y seres vivientes de la tierra,abuelos que mueren en la soledad,niñas que se prostituyen,pederastria,entonces piensas¿si nome puedo quejar,de qué?loque tengo que hacer esponer mi granito de arena y luchas para que estemundo seamejor,entonces te sentirás feliz.primero tienes que amar a Dios luego a tí mismo para poder dar amor a los demás.Con cariño Victoria,y gracias por tu visita aunque no seas seguidor te leo.

Carlos Romero dijo...

Gracias Victoria, por tu visita, por leerme y por tu valioso comentario... Sí, todo comienza cuando nos damos cuenta que Dios nos ama, luego le amamos a Él y como consecuencia amamos a nuestro prójimo... Siempre te leo. Dios te bendiga.

sacri dijo...

Hola carlos, me hizo muy bien tu mensaje, y de verdad que para mi fue todo un placer recibirlo en mi correo, te quiero dar las gracias porque aunque no te lo creas, estuve pensando cada palabra que me escribiste, te doy las gracias porque estuve comentandolo con mi marido que estaba muy dolido y cabezota, y no queria dar su brazo a torzer, pero como Dios es bueno y justo para con sus hijos, en ningun momento le dijo a mi marido que tenia que salir de la iglesia, y gracias a Dios el domingo estubimos hablando con los pastores y hemos vuelto a nuestros ministerios.
Gracias hermano por tus palabras y gracias a Dios por su amor tan grande, que el señor te bendiga y sigas animando y fortaleciendo a los que lo necesitamos, besos y saludos.

Carlos Romero dijo...

Gracias Sacri, y GLORIA A DIOS que trata con sus hijos... toda la honra y gloria sean para Él... no sabes cuanto me alegra saber que ya están en sus ministerios, recuerda siempre que lo hacen para el Señor... Dios te siga usando y bendiciendo.

Jenny dijo...

Hola Carlos, que buena reflexion, una realidad que muchos viven, o vivimos.
esta verdad se hace realidad cuando tenemos esa revelación de que desde el momento que aceptamos al señor somos libres y ya no somos esclavos.

amigo gracias por compartirla, el Señor te bendiga, te deseo un lindo dia.

Nay dijo...

Yujuuuuu!!! AMENNN!!! Que hermoso!!! de verdad!!...
Que maravillosa es la libertad que podemos tener en Cristo!!... es cierto, a veces vivimos como si siguieramos atados!!.. y es por eso que nuestro rostro se entristece y nuestra boca no vuelve a sonrei y además nos encorbamos porque sentimos llevar un peso muy grande en nuestros hombros... pero cuando nos damos cuenta q Dios clavó nuestras cargas en la cruz, empezamos a vivir en plena libertad, y asi podemos sonreir, disfrutar y reflejar esa paz tan preciosa que nos da el Libertador!!!!!! Jesús.... TE AMO!!!!!!!

Betty Cardona dijo...

Que Hermoso y edificante tu blog.. me quedo para seguirte..!!

Que Dios te Bendiga...!!

Carlos Romero dijo...

Hola Betty, bienvenida y gracias oir tu visita y comentario...
Dios te Bendiga a ti también!!!

Josemária Carvalho dijo...

Olá! Carlos seu blog é muito edificante.Obrigada pela visita.

Que Deus continue a te abençõar.

Carlos Romero dijo...

Hola Josemária!!!
Bienvenida a mi blog... gracias por tu comentario.
Dios te bendiga!!!

Marener dijo...

saludos hno karlos, pasese por mi blog que tiene un premio para la Gloria de Dios!