martes, 21 de abril de 2009

¡HUMILDAD, BENDITA HUMILDAD!



Creo firmemente que ser humildes es una de las cosas que más nos cuesta a los hombres, y muchos creemos que lo somos porque en algún momento de nuestras vidas tuvimos un leve centellazo de humildad, y ya nos creemos los más humildes seres de toda la tierra. Por poner un pequeño ejemplo puedo mencionar la acción del fruto del Espíritu Santo, no somos llamados a producir fruto sino a llevarlo. El fruto es siempre del Espíritu Santo, y nada es más importante que ser llenos de Él. Pero en vez de querer ser cargadores queremos ser los productores del fruto, quitándole así el trabajo al Espíritu, y en ese mismo momento perdemos o carecemos de toda humildad en nuestro ser.
Yo personalmente soy el vivo ejemplo de lo que cuesta ser humilde, es una de las cosas que más me ha costado asimilar. Sé muy bien, porque la Palabra lo dice de principio a fin, que el mayor ejemplo de humildad es Dios mismo. Siendo Dios, se humilló haciéndose hombre, se dejó maltratar, se dejó matar por amor a nosotros (Filipenses 2:5-8). Esa es verdadera y auténtica humildad, pero aun conociendo esto, olvidamos rápidamente que debemos ser humildes, y ante la menor amenaza que sufrimos surge nuestro soberbio “yo” dejándonos derrotado ante la mirada triste de nuestro Señor.
Cómo ejemplifica Dios la humildad, veamos este fascinante y hermoso cuadro. ¡El Espíritu Santo desciende sobre el Cordero y reposa sobre Él! El cordero simboliza la mansedumbre y sumisión, y la paloma la paz. Sin duda estas características nos muestran que el corazón de Dioses humilde. Cuando el Dios eterno quiso revelarse a su Hijo, le dio nombre de Codero; y cuando fue necesario que el Espíritu Santo viniese al mundo, se reveló en forma de paloma. La lección principal de este hecho, es que el Espíritu Santo, como paloma, sólo pudo descender y reposar sobre el Señor, por ser Él, el Cordero. Si no hubiera tenido las características de un cordero, tales como, humildad, mansedumbre y abnegación, la paloma no habría podido reposar sobre Él. Pues, debido a su timidez se hubiera asustado. Dios siempre nos enseña con las cosas e imágenes que menos nos imaginamos. Qué hermoso es Él.
Recuerdo que Dios me dio una lección hermosa a través de un viejito de ochenta y algo de años que asistía a la misma iglesia que yo. Este viejito, pequeñito en estatura, sin preparación académica, apenas sabía leer y escribir, nació y vivió en el campo gran parte de su vida. Al ver la actitud de algunos cristianos “lideres” de la iglesia me dijo: “¿yo no sé porqué esta gente se porta así? ¿Se creen muy grandotes? Y en realidad lo son, dijo, pero son tan altos que caminan en el bosque por encima de la copa de los árboles, y a veces creen que están tan altos que piensan que están por encima de Dios, pero mire, me dijo, hay que caminar con la cabeza agachada, por debajito de los árboles, para que Dios pueda poner su mano sobre nuestra humildes cabezas. Wow, qué hermosa enseñanza me dio Dios a través de ese siervo de Dios.
También conozco a una linda joven, que siempre tiene una sonrisa en su rostro, pensaba cuando la conocí que por ser tan agradable todos la querían porque ella realmente se hace querer. Pero, estaba yo equivocado porque a medida que la conocía a ella y a los demás me di cuenta de la envidia que algunas personas le tenían a esta joven, y que a través de los años habían hecho lo posible por hacerla sufrir (me sorprende que haya “cristianos” que sean así). Esta joven, conociendo esto, igual llegaba cada vez a la iglesia y abrazaba y besaba a todos por igual, como si nada pasara y siempre sonriendo. Le pregunté por qué los trataba así, solo me dijo: “Quiero reflejar el amor de Cristo a través de mi vida”. Otro ejemplo de humildad que Dios estaba enseñándome, uno a través de un anciano y otro a través de una adolescente.
Sólo puedo darle las gracias a Dios por tratar de esa manera en mi vida, Él sigue mostrándome el camino a seguir, no es que ya sea humilde, pero me estoy esforzando mucho, siempre digo: “Si este anciano hermoso, porque la humildad lo hace ver así, y esta jovencita me dan ejemplos claros de que es posible hacerlo, debo imitarlos a ellos porque ellos imitan a Cristo”.

Oración: Señor, tú que eres ejemplo de humildad, has de mí un reflejo de tú humildad, permíteme enseñar con el ejemplo, que otros puedan ver en mí tu mansedumbre, amor y humildad. Amén

Señor, Te anonadaste hasta
nacer en pesebre,
Te humillaste hasta morir
por mi ser,
Pero yo, tan orgulloso e inflexible,
Tu discípulo no quiero ser.
Señor, Te rendiste a la voluntad
de tu Padre,
Escogiste en la luz siempre andar,
Pero a mí, me gusta siempre
complacerme
Aunque en tinieblas me toque
andar.
Señor, Quebrántame, límpiame,
lléname, guárdame siempre en ti;
Teniendo comunión constante,
Santificando tú nombre en mí.

Experimentando a Dios en mi vida: Dios se mueve siempre a mi alrededor, a veces no lo percibo, pero no necesito verlo para saber que Él está ahí, Él se muestra en donde menos lo espero, a través de un niño o de un anciano, sólo tengo que identificarlo y saber que eso viene de Él. Gracias Dios, por usar hermosos instrumentos para enseñarme y guiarme. TE AMO, PORQUE SIEMPRE ESTÁS A MI LADO CUANDO TE NECESITO… GRACIAS!!!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, al ver tu escrito recuerdo la vida que he llevado viviendo en Cristo y es poder ver a Dios en mi vida cada día, humildad es una de las cosas que carecemos y que cuando la vemos en otro no la creemos...aceptar menguar para que Cristo viva...morir para que el reine, es el gran secreto. Dios dame tu fruto y llena mi vida de de lo que eres Amor, Gozo, Paz...

te amo MI Protector, Mi heroe

Carlos Romero dijo...

La verdadera humildad radica en que el Señor tome el control absoluto de nuestra vida, y dejar que él nos guíe donde Él quiera, cuando Él quiera. Gracias... Dios te bendiga.

Nay dijo...

Aunque Cristo siempre fue igual a Dios, no insistio en esa igualdad. Al contrario, renuncio a esa igualdad y se hizo igual a nosotros, haciéndose esclavo de todos. Como hombre, se humillo a sí mismo y obedeció a Dios hasta la muerte: ¡Murio clavado en una cruz! Filip.2:6-8
SEÑOR JESUS, ERES EL MEJOR EJEMPLO DE HUMILDAD EN MI VIDA.. MOLDEA MI CORAZON CONFORME AL TUYO Y QUE CUANDO ME MIRES PUEDAS SONREIR DICIENDO: ¡ESTA ES MI HIJA EN QUIEN ME DELEITO!... Te amo!!!!!!!!!!!!!!!

Carlos Romero dijo...

AMÉN... qué lindo. Él está sonriendo... Dios te siga bendiciendo y usando.